Categoría: A fondo

Artículos en lista

Óscar Romero, santo en ciernes

San Romero de América, en feliz denominación de Pedro Casaldáliga, ya es considerado santo por muchos en todo el continente latinoamericano y mucho más allá. O, mejor todavía, Romero sigue viviendo en ellos, como profetizó él mismo: “No creo en una muerte sin resurrección. Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño (…). Si consiguen matarme, diles que perdono y bendigo a los asesinos. ¡Si pudieran ver cómo pierden el tiempo! Podrá morir un obispo, pero la Iglesia de Dios que es el pueblo no desaparecerá nunca”. Romero dijo esto a una periodista mexicana dos semanas antes de morir, justo tras predicar sobre el grano de trigo que debe caer en la tierra y morir para dar fruto.

El mundo sigue mirando hacia otro lado

El fenómeno Kamuina Nsapu tomó una amplia relevancia en 2016, tanta que muchos de los más cercanos al mismo líder tradicional no comprendían cómo eso era posible. Se hablaba tanto de ello que el régimen de Kabila hizo lo único que sabe hacer cuando teme algo, matar del modo más despiadado y brutal a todo el que caiga por medio, ya que la vida de los congoleños le importa menos que a los occidentales, y ya es decir. Muchos en la diáspora empezaron incluso a ver posibilidades de que fuera él, Kamuina Nsapu, quien lograse al fin derribar al régimen de Kabila, visión bastante mal informada e inocente, según Jean-Bosco Kongolo.

Poniendo en marcha a los sintierra

Rajagopal lleva décadas organizando y formando a comunidades empobrecidas de la India para que se empoderen en la lucha por sus derechos desde la no violencia. Discípulo de las enseñanzas de Gandhi, este líder comunitario ha hecho de las marchas masivas a pie su seña de resistencia. Ahora quiere organizar una gran caminata que recorra la distancia entre Delhi y la sede de la ONU en Ginebra acompañado por un millón de sintierra. Será en 2020.

Tras la cámara de Jesús Blasco de Avellaneda

La mayor parte de su trabajo se ha centrado en contar lo que pasa alrededor de la valla de Melilla, siendo uno de los primeros periodistas en documentar, por ejemplo, las devoluciones en caliente. Tras más de treinta años recorriendo las calles de Melilla, Blasco conoce de sobra la problemática de la realidad migrante en la ciudad. “La vida en Melilla es muy tranquila, quizá demasiado. Es una ciudad bonita y acogedora pero, a la vez, una ciudad de frontera con muchos problemas, con mucho paro, desigualdad social y económica”. Por mucho que queramos negarlo, “Melilla es España pero está en África, es Europa pero no goza de los privilegios de la zona Schengen”.

Loading

Utilizamos cookies, no muchas. Con el resto de páginas sabemos que no te importa. Acepta, por favor. Más información

Las opciones de cookie en la página de Alandar están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar