Autor: Ignacio Dinnbier

Sueños de una noche de verano

  El verano va quedando atrás y, con él, los sueños que trajo. Ojalá alguno de ellos los hayas podido hacer realidad… Ahora es buen momento para volver a lo vivido para ver con la necesaria perspectiva que ensancha el agradecimiento. Mi propia mirada me lleva a recordar que, a lo largo de estos meses, hemos podido escuchar el sueño de Jesús. El Evangelio de Mateo, desgranado domingo tras domingo, lo ha repetido insistentemente: el reino, el reino… Y sigo creyendo que se nos escapa lo que aquel sueño llegó a provocar en Jesús. Este sueño debió ser incendiario,...

Read More

Necesitamos imaginar

Es una pregunta que nos viene acompañando desde hace mucho, tanto que se pierde en el origen de los tiempos cuando desarrollamos esa asombrosa capacidad de imaginar posibilidades que se transforman en oportunidades. ¿Y si…?

Read More

Resurrección e insurrección

Desde el momento en que empezó a correr la voz de su presencia resucitada, se desencadenó en aquel primer grupo de discípulos una experiencia que no podían dejar de relacionar con lo que le había pasado a Jesús. Irrumpió lo nuevo, lo inesperado. Jesús ha resucitado y estaba actuando en aquel primer grupo de discípulos. Y es que en la resurrección de Jesús hay que considerar una doble vertiente. Como explica Manuel Gesteira, “«algo sucedió en Jesús», muerto y crucificado; pero también «algo sucede en los discípulos», en su comunidad, por la resurrección” [1].

Read More

Todo comenzó con una fiesta

Todo comenzó con una fiesta. No será la primera vez que encontremos a Jesús festejando y celebrando. Sabemos que no escatimaba en proximidad, en afecto y ternura, en fiesta, en canto y corazón agradecido.

Alrededor de la mesa fue restañando heridas, acogiendo historias, rehaciendo humanidad. Los evangelios lo presentan como a un hombre al que le gustaba celebrar la vida con esa medida tan propia del Espíritu, remecida, rebosante. Aquello le trajo más de una crítica: «Comilón y borracho» llegaron a llamarle, «amigo de recaudadores y pecadores», con quienes comparte de igual a igual el pan de la vida.

Read More

Hay miradas que matan

En la memoria de Israel había quedado grabada la historia de Ana, una mujer que no podía tener hijos y que se veía sometida a los insultos y el desprecio de Feniná, la otra mujer de su marido Elcaná (1 Sm 1:1-10). Ana es una mujer afligida, con una amargura en el alma que la deshace en un llanto desconsolado. Su vida desgarrada se transforma en una oración conmovedora. Cuando el profeta Elí la vea orar en el Templo la tomará por una mujer que debía estar borracha y la tratará como a tal, recriminándole su actitud. La mirada de Elí, el hombre religioso, es una mirada de la que sale juicio y rechazo.

Read More

Utilizamos cookies, no muchas. Con el resto de páginas sabemos que no te importa. Acepta, por favor. Más información

Las opciones de cookie en la página de Alandar están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar