La fe no se enseña, se contagia. Pero no se lleva en la sangre, sino en la comunidad