Como dice la sabiduría popular, toda larga travesía comienza con un primer paso. Pero cuando tenemos delante tantos posibles pasos a dar, ¿por dónde empezar? He aquí un consejo que puede ser útil: comencemos por lo más fácil. En primer lugar, desde el punto de vista práctico: aquello que sabemos que vamos a conseguir y que, por tanto, nos estimulará a seguir dando luego otros pasos.

Este contenido sólo está disponible para personas suscritas a alandar, disculpa las molestias. Si quieres información de suscripciones encuéntrala aquí