No se presenta sencillo el curso que inauguramos. La radicalización de los partidos de derecha apostando por un discurso xenófobo, la tensión cada vez mayor en Cataluña azuzada por la irresponsabilidad política de quien sólo busca votos, personajes como Steve Bannon, director de campaña de Donald Trump, campando a sus anchas por Europa para realizar su propia cruzada ultra…

Y mientras miles de personas migrantes siguen llegando desesperadas a nuestras costas o muriendo en el intento, el cambio climático avanza sin que genere mayor inquietud, los movimientos sociales son cada vez más ninguneados…

En nuestra orilla, el Papa Francisco viene de un verano complicado en el que definitivamente se han puesto las cartas sobre la mesa de los que quieren derribarle desde dentro. Obispos y cardenales de espíritu preconciliar que llaman a cisma y han encontrado unos inesperados aliados en las personas alejadas de la Iglesia que se mostraban esperanzadas por el nuevo pontífice y que ahora ponen en cuestión su figura debido a unas muy desafortunadas declaraciones sobre la homosexualidad y los psiquiatras.

En medio de esto, nuestra revista cumple 35 años. Casi un milagro. Decíamos en nuestro primer editorial que “cargados con la mochila, los bocadillos, la brújula de mano y la ilusión de servir a los hermanos y a la Iglesia, nos ponemos en marcha conscientes de que se hace camino al andar”. Hoy, más de tres décadas después, renovamos ese compromiso y lo celebramos. Servir a los hermanos haciendo camino junto a las realidades de los extrarradios para replicar su voz en nuestras páginas. Andar aunque sea en un mundo en llamas.