Poniendo en marcha a los sintierra
A fondo

Poniendo en marcha a los sintierra

Rajagopal lleva décadas organizando y formando a comunidades empobrecidas de la India para que se empoderen en la lucha por sus derechos desde la no violencia. Discípulo de las enseñanzas de Gandhi, este líder comunitario ha hecho de las marchas masivas a pie su seña de resistencia. Ahora quiere organizar una gran caminata que recorra la distancia entre Delhi y la sede de la ONU en Ginebra acompañado por un millón de sintierra. Será en 2020.

Tras la cámara de Jesús Blasco de Avellaneda
A fondo

Tras la cámara de Jesús Blasco de Avellaneda

La mayor parte de su trabajo se ha centrado en contar lo que pasa alrededor de la valla de Melilla, siendo uno de los primeros periodistas en documentar, por ejemplo, las devoluciones en caliente. Tras más de treinta años recorriendo las calles de Melilla, Blasco conoce de sobra la problemática de la realidad migrante en la ciudad. “La vida en Melilla es muy tranquila, quizá demasiado. Es una ciudad bonita y acogedora pero, a la vez, una ciudad de frontera con muchos problemas, con mucho paro, desigualdad social y económica”. Por mucho que queramos negarlo, “Melilla es España pero está en África, es Europa pero no goza de los privilegios de la zona Schengen”.

La Enfermedad de Huntington
A fondo

La Enfermedad de Huntington

Es posible que, en más de una ocasión, hayamos oído eso de “…tiene el baile San Vito” refiriéndose a esa persona que no se está quieta. Ese movimiento, esa danza (en griego corea) es la característica principal de la Enfermedad de Huntington. En el medievo se conocía a esta y otras enfermedades similares como “El baile de San Vito”, pues las personas aquejadas de los movimientos espasmódicos característicos que dificultan la marcha peregrinaban a la capilla de San Vito, construida en Ulm (Alemania), esperando que el santo los curara.

Jóvenes que apuestan por la Paz en Colombia: Proyecto Capre
A fondo

Jóvenes que apuestan por la Paz en Colombia: Proyecto Capre

Colombia ha sufrido en los últimos años un conflicto armado entre guerrillas, paramilitarismo y gobierno, todo porque la inequidades y desigualdades en la nación son cada vez más evidentes y hace 52 años, cuando nace una de las guerrillas más fuertes las FARC, lo hace porque el Estado colombiano es incapaz de responder a las necesidades de la población y a través del tiempo esta situación no fue atendida.

A través de estas décadas se han generado desplazamientos forzados, muerte, pobreza, narcotráfico, desilusión. Hoy tenemos un gran momento donde se ha firmado un tratado para dejar las armas con las FARC y se ha iniciado un proceso de negociación con la guerrilla del ELN. Son factores determinantes para que nuestro trabajo tenga una relevancia importante, ya que desde hace 15 años en Ciudad Don Bosco con el programa Capre Construyendo sueños se ha venido trabajando una cultura de la legalidad, de formación humana para la paz, la reintegración, el perdón y la reconciliación.

“Estoy a gusto con quien soy”
A fondo

“Estoy a gusto con quien soy”

Mikey Mondejar tiene 25 años. A los diez le diagnosticaron síndrome de Asperger –un tipo de autismo-, que le hizo un vivir muy difícil en el colegio. Definir lo que le ocurría le sirvió para conocer qué sentía y cómo tratar de superarlo. También para saberse “etiquetado” para toda la vida.

Vive en complicidad con su padre, su hermano mayor -que ahora está en Inglaterra- y especialmente con su madre. Con un índice intelectual superior a lo “normal”, es bilingüe, licenciado en Filología Española, ha publicado el libro de poemas Veinte días a la medianoche, hace teatro, canta en un coro, trabaja con personas con síndrome de Down, se prepara para ser guía turístico… Está inscrito en el paro –seis meses de trámites- y no está de acuerdo con que su tarjeta sanitaria diga que es discapacitado, porque “soy un poco diferente, pero puedo ejercer una vida más o menos normal”.

Violencia de género: no son cosas de la edad
A fondo

Violencia de género: no son cosas de la edad

Es una de las realidades de maltrato más invisibilizadas y no por ello menos graves. Si las personas mayores son un colectivo de por sí casi inexistente en el debate mediático y político, los abundantes casos de violencia machista a partir de los 65 años quedan socialmente silenciados.
La falta de denuncias y, muy especialmente, de acompañamiento endurecen la cotidianidad de muchas mujeres que llevan décadas sufriendo en silencio.
El maltrato dentro de la pareja no es exclusivo de una determinada edad. Muchas veces se prolonga durante años y las estadísticas demuestran que las mujeres más mayores son las que menos denuncian.

“Me llamo Lucía y he sido maltratada desde que nací. Ahora tengo setenta años, pero mi vida empezó a los cincuenta, cuando el hombre con el que me casé salió de mi casa y de mi vida”.

1 2 6 7