Tal y como se definen, “los Centros de Internamiento de Extranjeros son establecimientos públicos de carácter no penitenciario, dependientes del Ministerio del Interior, para la detención y custodia de extranjeros sometidos a expediente de expulsión del territorio nacional” y que se encuentran, por tanto, en situación irregular al no tener papeles ni permiso de trabajo. Llama la atención, sin embargo, que aunque los internos no hayan cometido ningún delito puedan estar hasta 60 días encerrados. Son varias ONG las que advierten, por ejemplo, de los efectos psicológicos que padecen los inmigrantes debido, precisamente, a esa falta de libertad, las malas condiciones higiénicas, la saturación e incluso los frecuentes tratos vejatorios por parte de las autoridades de los centros.

Este contenido sólo está disponible para personas suscritas a alandar. Puedes acceder a él y al mismo tiempo ayudarnos a continuar ofreciendo contenidos como este convirtiéndote en una persona con suscripción a través de este enlace la página de suscripción.