Cubiertos, vasos o platos de plásticos de un solo uso tienen los días contados en Francia. Lo mismo sucede con los bastoncillos de plástico para los oídos, las bolsas o las microesferas en los cosméticos. Reino Unido también ha declarado su intención de prohibirlas y Marruecos prohibió las bolsas de plástico el pasado mes de julio. Todas estas medidas suponen un primer paso para luchar contra el peligro que la contaminación por plásticos representa para nuestro planeta. El plástico no solo tiene efectos visuales negativos sino que supone una amenaza para la salud humana y la biodiversidad de la Tierra. Buena parte de este residuo plástico termina en nuestros océanos causando graves impactos en la vida marina.

Greenpeace

 

 

Todavía sin comentarios

¿TIENES ALGO QUE DECIR?