Óscar Romero, santo en ciernes

Óscar Romero, santo en ciernes

San Romero de América, en feliz denominación de Pedro Casaldáliga, ya es considerado santo por muchos en todo el continente latinoamericano y mucho más allá. O, mejor todavía, Romero sigue viviendo en ellos, como profetizó él mismo: “No creo en una muerte sin resurrección. Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño (…). Si consiguen matarme, diles que perdono y bendigo a los asesinos. ¡Si pudieran ver cómo pierden el tiempo! Podrá morir un obispo, pero la Iglesia de Dios que es el pueblo no desaparecerá nunca”. Romero dijo esto a una periodista mexicana dos semanas antes de morir, justo tras predicar sobre el grano de trigo que debe caer en la tierra y morir para dar fruto.

Necesitamos imaginar

Necesitamos imaginar

Es una pregunta que nos viene acompañando desde hace mucho, tanto que se pierde en el origen de los tiempos cuando desarrollamos esa asombrosa capacidad de imaginar posibilidades que se transforman en oportunidades. ¿Y si…?

Conversión eco-psicológica

Conversión eco-psicológica

La conversión ecológica a la que nos invita el papa Francisco conlleva abordar muchos ámbitos: el doméstico, el social, el cultural, el espiritual, el estructural… Uno de estos ámbitos no siempre explicitado es el psicológico. Cada uno de nosotros somos un complejo mundo interior de emociones, sentimientos, prejuicios, frustraciones y traumas inconfesados. Y todo esto interviene a la hora de convertir nuestras actitudes y comportamientos, también en lo que se refiere a la dimensión ecológica.

Apariciones de la Virgen

Apariciones de la Virgen

El Evangelio, pues, insiste de manera constante en la vida y en los más desfavorecidos de ella. En cambio, que yo sepa, prácticamente todas las apariciones acaban llevando a una espiritualidad pietista, hasta el extremo en muchos casos, cuyo objetivo último es rezar y hacer sacrificios, consistentes normalmente en privaciones personales, para conseguir muchas veces “un no sé qué” que suele aparecer muy poco claro.

Los mellizos de Dios

Los mellizos de Dios

Se llaman Dieudonné y Kobine. Son centroafricanos. El uno se apellida Nzapalainga y es arzobispo de Bangui, la capital de su país y, desde noviembre pasado, el cardenal más joven de la iglesia católica, con su medio siglo de vida recién cumplido. El otro lleva el nombre de Layama y es imán de la mezquita central de la misma ciudad. En su tierra los conocen como los “mellizos de Dios”. Que, en realidad, son tres, porque hay que añadir un tercer mellizo a la hermandad: Nicolas Nguerekoyame, pastor de la Alianza Evangélica de la República Centroafricana.

“Con Francisco, el Evangelio es la norma y han cambiado los modos de análisis en la moral católica”

“Con Francisco, el Evangelio es la norma y han cambiado los modos de análisis en la moral católica”

Marciano Vidal, exdirector del Instituto Superior de Ciencias Morales de Madrid, es autor del manual Moral de Actitudes y ultima la redacción del séptimo tomo de una Historia de la Teología Moral. En el Foro Gogoa habló sobre la renovación que el papa Francisco trae a la moral católica.
«¿Qué podemos ofrecer? Los cristianos somos un grupo más que, como otros, hace discernimiento sobre qué es lo humano. Lo propio de la moral cristiana no son los contenidos, en ellos coincide con los de cualquier otro grupo que busque lo que es humano. Pero tenemos un horizonte de sentido, el sentido que aporta Jesús de Nazaret, abierto a la esperanza y la trascendencia, que da fuerza y orientación y ese es un capital moral de primer orden, acorde con las demandas de cada tiempo.»

1 2 7 8