Los mellizos de Dios

Los mellizos de Dios

Se llaman Dieudonné y Kobine. Son centroafricanos. El uno se apellida Nzapalainga y es arzobispo de Bangui, la capital de su país y, desde noviembre pasado, el cardenal más joven de la iglesia católica, con su medio siglo de vida recién cumplido. El otro lleva el nombre de Layama y es imán de la mezquita central de la misma ciudad. En su tierra los conocen como los “mellizos de Dios”. Que, en realidad, son tres, porque hay que añadir un tercer mellizo a la hermandad: Nicolas Nguerekoyame, pastor de la Alianza Evangélica de la República Centroafricana.

“Con Francisco, el Evangelio es la norma y han cambiado los modos de análisis en la moral católica”

“Con Francisco, el Evangelio es la norma y han cambiado los modos de análisis en la moral católica”

Marciano Vidal, exdirector del Instituto Superior de Ciencias Morales de Madrid, es autor del manual Moral de Actitudes y ultima la redacción del séptimo tomo de una Historia de la Teología Moral. En el Foro Gogoa habló sobre la renovación que el papa Francisco trae a la moral católica.
«¿Qué podemos ofrecer? Los cristianos somos un grupo más que, como otros, hace discernimiento sobre qué es lo humano. Lo propio de la moral cristiana no son los contenidos, en ellos coincide con los de cualquier otro grupo que busque lo que es humano. Pero tenemos un horizonte de sentido, el sentido que aporta Jesús de Nazaret, abierto a la esperanza y la trascendencia, que da fuerza y orientación y ese es un capital moral de primer orden, acorde con las demandas de cada tiempo.»

Los cambios de vida comienzan los martes

Los cambios de vida comienzan los martes

Desde entonces, muchos grupos católicos han creado diferentes iniciativas para la concienciación ecológica y para fomentar un cambio en la forma de vida. Una de las más recientes ha sido Los martes verdes, una iniciativa encabezada por el jesuita José María Olaizola y vinculada a la cooperativa ComeSano ComeJusto cuyo centro es la Laudato Si. De dicha encíclica, Olaizola destaca su “capacidad para mostrar que la preocupación por el medio ambiente no es un entretenimiento de clase media para gente despreocupada por otras cosas…

El papa Francisco acoge, como Jesús de Nazaret, a pecadores y presos

El papa Francisco acoge, como Jesús de Nazaret, a pecadores y presos

Por Javier Sánchez*

El pasado 6 de noviembre, el papa Francisco convocó en Roma “el jubileo de los presos”, algo que no se había hecho nunca o, al menos, como Francisco lo hizo y cuya intención era que pudieran reunirse en Roma personas privadas de libertad, capellanes de prisiones, voluntarios de cárcel y familiares de los presos para poder recibir el perdón y la misericordia de parte del mismo Dios Padre-Madre que a todos nos perdona y nos da la fuerza de su amor.

El pasado 6 de noviembre, el papa Francisco convocó en Roma “el jubileo de los presos”, algo que no se había hecho nunca o, al menos, como Francisco lo hizo y cuya intención era que pudieran reunirse en Roma personas privadas de libertad, capellanes de prisiones, voluntarios de cárcel y familiares de los presos para poder recibir el perdón y la misericordia de parte del mismo Dios Padre-Madre que a todos nos perdona y nos da la fuerza de su amor.

Este contenido sólo está disponible para personas suscritas a alandar. Puedes acceder a él y al mismo tiempo ayudarnos a continuar ofreciendo contenidos como este convirtiéndote en una persona con suscripción a través de este enlace la página de suscripción.

Sobre los obispos

Sobre los obispos

¿y qué hay de los obispos españoles? No he sabido de ninguno que haya emprendido un estilo de vida menos solemne y estoy seguro de que todos siguen siendo excelentísimos y reverendísimos.

Hay un vídeo que ha recorrido las redes y que reproduce un fragmento del discurso de Francisco ante el Encuentro mundial de movimientos populares celebrado hace poco en Roma. Dice así el papa: “Cualquier persona que tenga demasiado apego por las cosas materiales o por el espejo, a quien le gusta el dinero, los banquetes exuberantes, las mansiones suntuosas, los trajes refinados, los autos de lujo, le aconsejaría que se fije qué está pasando en su corazón y rece para que Dios le libere de sus ataduras. Pero, parafraseando al expresidente latinoamericano que está por acá, el que tenga afición por todas esas cosas, por favor, no se meta en política. Que no se meta en una organización o movimiento popular, porque va a hacer mucho daño a sí mismo, al prójimo y va a manchar la noble causa que enarbola [pausa]. Y tampoco que se meta en el seminario”. Yo añadiría: y que no se meta a obispo.

Un buen lugar en el mundo

Un buen lugar en el mundo

Procedentes de más de 65 países, alrededor de 150 personas en representación de sus respectivos movimientos, nos juntamos para expresar la misma sed de justicia y el mismo clamor: tierra, techo y trabajo para todos y todas. Este buen lugar es el Encuentro Mundial de Movimientos Populares. Está impulsado por el papa Francisco y convocado por el Consejo Pontificio de Justicia y Paz, junto con un Comité organizador de representantes de los movimientos populares. Es un signo clave de revelación del espíritu de ese Dios encarnado en la vidas de los pobres; un signo de esperanza donde los relatos que se construyen por «los excluidos» de todas las latitudes no suenan a derrota sino a la capacidad humana de amar (se) y entregar (se) a una causa mayor: el respeto a la sagrada dignidad de cada persona.

1 2 6 7