Tras la cámara de Jesús Blasco de Avellaneda

Tras la cámara de Jesús Blasco de Avellaneda

La mayor parte de su trabajo se ha centrado en contar lo que pasa alrededor de la valla de Melilla, siendo uno de los primeros periodistas en documentar, por ejemplo, las devoluciones en caliente. Tras más de treinta años recorriendo las calles de Melilla, Blasco conoce de sobra la problemática de la realidad migrante en la ciudad. “La vida en Melilla es muy tranquila, quizá demasiado. Es una ciudad bonita y acogedora pero, a la vez, una ciudad de frontera con muchos problemas, con mucho paro, desigualdad social y económica”. Por mucho que queramos negarlo, “Melilla es España pero está en África, es Europa pero no goza de los privilegios de la zona Schengen”.

El desarrollo humano necesita más voluntad política

El desarrollo humano necesita más voluntad política

La desigualdad ha aumentado en todo el mundo durante los últimos años y España no es una excepción. Actualmente, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante (80% en nuestro país), según datos de Oxfam Intermón. Al mismo tiempo, los organismos internacionales y ONGD dan la voz de alerta sobre un periodo sin precedentes de crisis humanitarias, con más de 20 millones de personas en riesgo de hambruna y una crisis de desplazamiento global que, en lugar de paliarse, se está exacerbando con las políticas anti refugiados de muchos países. Según Stephen O’Brien, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia (ONU), casi 129 millones de personas en el mundo están en una situación de emergencia.

La prisa de las tortugas

La prisa de las tortugas

Dicen que las tortugas son abuelas desde la cuna, porque ya nacen llenas de arrugas. En El camino de los refugiados, novela de literatura juvenil publicada por Laude Edelvives, los protagonistas tienen prisa porque son una familia de refugiados sirios que vienen huyendo de la guerra y del miedo a una muerte segura. Pero avanzan despacio, como las tortugas, por la multitud de dificultades que van encontrando por el camino: en la salida de Siria, en el paso por Turquía, en el trayecto en una barca de goma teledirigida por la mafia, en el paso de Grecia a Macedonia y en la ruta de los Balcanes. Ruta que resulta mucho más que una carrera de obstáculos.

La lluvia y el sol en la voz de Álvaro Fraile

La lluvia y el sol en la voz de Álvaro Fraile

Con este De lluvia y de sol presentado el pasado mes de diciembre en Madrid, Álvaro cierra la trilogía personal que comenzase el mencionado Tiempo de Sol y que continuara en el año 2010 Nosobranlasnubes. Un disco de equilibrio, de madurez y de crecimiento. La concreción de un estilo y un enfoque que ya son inconfundibles. Tras un primer disco lanzado, según Fraile, como un canto “al tiempo de las buenas cosas, de las buenas intenciones, de las cosas bellas” y una vez madurado ese sentimiento en un segundo proyecto en el que se reivindicaba que “las nubes no nos sobran del todo para crecer”, De lluvia y de sol “es un disco más parecido a lo que yo me siento llamado a hacer como músico y como persona.

Más de 50 años “rescatando” a los refugiados

Más de 50 años “rescatando” a los refugiados

Mucho antes de que las imágenes de cientos de personas sirias, iraquíes o afganas cruzando el Mediterráneo golpeasen nuestras conciencias, un grupo de personas, allá por los años 60, abrían en Madrid la delegación de la entidad norteamericana International Rescue Committee. Su fundador, el mismísimo Albert Einstein, creó esta red de apoyo en 1933 para ayudar a los europeos a escapar de la barbarie nazi. Por tanto, su fin era, y sigue siendo, el apoyo a personas refugiadas y en situaciones de conflicto o postconflicto y que se encuentran en un proceso de reconstrucción de sus vidas, en un proceso de crear y comenzar un nuevo camino.

Este contenido sólo está disponible para personas suscritas a alandar. Puedes acceder a él y al mismo tiempo ayudarnos a continuar ofreciendo contenidos como este convirtiéndote en una persona con suscripción a través de este enlace la página de suscripción.

Ha llegado la hora de acoger

Ha llegado la hora de acoger

El pasado mes de agosto, un grupo de nueve jóvenes que compartimos vida en grupo decidimos ir una semana a colaborar con el proyecto Hope4Kids. Todo surgió de la iniciativa de una de las chicas del grupo que nos dijo en el mes de febrero quería ir a Idomeni a ayudar. El tiempo pasó e Idomeni fue brutalmente desalojado. Como grupo seguimos buscando alternativas y fijamos Filippiada y sus proyectos como un lugar donde aportar un minúsculo grano de arena.

1 2 6 7