Las calles se llenan de devoción pero no debemos olvidarnos de la presencia de Dios en los pobres