Jesús no distingía entre hombres y mujeres para lanzar su mensaje