El aborto a la luz del Evangelio

El Col•lectiu de Dones en l’Església ante el hecho del aborto, considerándolo a la luz del Evangelio y teniendo presente los descubrimientos de la ciencia, manifestamos:

I – Que la vida es el valor esencial de la humanidad. La vida ha de estar protegida en todos sus aspectos. La sexualidad es un valor que forma parte de la vida.

II – La libertad de conciencia. En la Encíclica “Humanis Dignitatis” queda muy claro que los católicos y las católicas deben decidir en conciencia.

III – El respeto por la sociedad democrática y plural. Todas las personas que somos Iglesia, tenemos el derecho de expresar nuestras opiniones respecto a la vida. También consideramos necesario respetar los diferentes criterios de la sociedad.

Conclusiones:

a) Pedimos a la sociedad que al tratar el tema del aborto se tenga presente:

1 – El derecho a decidir de las mujeres.
2 – La responsabilidad de los hombres.
3 – Los derechos de los niños a una vida digna,

b) Sobre este tema no se puede frivolizar ni dar soluciones generales.

c) El aborto voluntario no debería ser objeto de ninguna ley penal, para que las mujeres no fueran víctimas de la intransigencia y la hipocresía de la sociedad y de una parte de la Iglesia.

d) Las mujeres creemos que la conciencia es soberana ante Dios; la libertad de conciencia comporta responsabilidad ante la sociedad. Por consiguiente, siempre ha de prevaler la conciencia personal responsable.

e) Nunca el aborto ha de considerarse un control de la natalidad; constatamos la falta de responsabilidad ante este hecho.

f) El Estado ha de escuchar a todas las personas y después legislar para la mayoría.

g) Como cristianas, no debemos imponer nuestra moral a un estado laico, plural y democrático.

h) La moral católica no se debe imponer; la Iglesia o los colectivos cristianos pueden proponer su visión, participar en debates, proponer alternativas, pero nunca imponerlas.

i) Como Col•lectiu creemos que tendríamos que dar apoyo a cualquier iniciativa que favorezca a las mujeres para que dejen de ser víctimas y puedan decidir en conciencia.

j) Sobre este tema hace falta denunciar la doble moral sea en la Iglesia o en la sociedad.

k) Según el Vaticano II las relaciones sexuales en el matrimonio no han de tener como única finalidad la procreación; siguiendo en esta línea, hay que poner todos los medios para conseguir una maternidad/paternidad responsable.

l) Pedimos a la Iglesia que en la formación tanto de los sacerdotes como de las personas creyentes, se trate de forma abierta, justa y sensible la moral sexual y los derechos reproductivos.

m) Ante la falta de un debate sincero de esta realidad, consideramos que los gobiernos han de proporcionar a hombres y mujeres todos los medios formativos, informativos y materiales para evitar concepciones no deseadas.

n) Los gobiernos han de facilitar ayudas de todo tipo a las mujeres con dificultades que quieran proseguir su embarazo.

Jesús después se volvió a agachar y continuó escribiendo en el suelo. Ellos, oyendo esto, se fueron retirando uno tras otro, empezando por los más viejos. Jesús se quedó solo y la mujer todavía estaba allá en medio. Jesús se levantó y le dijo:

– Mujer, ¿donde están? ¿Ninguno te ha condenado?» (Jn, 8, 8-10)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.