Una inmersión hacia la conversión integral

La resonancia de la primera edición de la “semana eco-solidaria” fue un excelente punto de partida y, quizá en algunos de nosotros, una buena intuición para confiar en esta iniciativa. En esta segunda edición, el sello de la encíclica Laudato si’ ha sido la mejor confirmación de que aquella experiencia primera estaba siendo el germen profético de “conversión ecológica” a la que el papa Francisco, después, nos ha invitado con su “carta magna” de la ecología: “Muchas cosas tienen que reorientar su rumbo pero, ante todo, la humanidad necesita cambiar. Hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida”.

Este contenido sólo está disponible para personas suscritas a alandar, disculpa las molestias. Si quieres información de suscripciones encuéntrala aquí