No le miren a los dedos

  • por

fo38-2.jpgOtro regalo de Martín Valmaseda, porque su lectura siempre es amena y divertida aunque los temas sean transcendentales como en esta ocasión, al hablarnos del mundo que Dios quiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *