La ternura tiene nombre de mujer

luz.jpgEn estos días de vuelta de vacaciones he conocido a una mujer maravillosa. Desde el primer momento en que la vi, me quedé atrapado en lo que en ella encontraba. Es una mujer joven todavía, 61 años, y está en el ocaso de su vida. Ella sabe que sus días están contados y esta realidad la vive con una entrega total. Se la ve con una paz interior profunda y con una enorme tranquilidad ante el paso que va a dar, que me quedo enganchado en esa aureola de paz que ella, sin moverse para nada de su lecho, es capaz de dar. Todos los días, Carmen o yo le damos la comunión, es prácticamente lo único de lo que se puede alimentar, junto con alguna natilla. Pero comulga con una actitud tan recogida, tan profundamente abierta al Señor, ¡expresa tanto! que no me queda otra actitud que la de quedarme contemplando el misterio profundo de amor del que soy testigo ocular.

Mi deseo es llenarla de besos, pero con uno que de ella recibo, basta para acoger toda su bondad.

Señor, ¡qué grande te muestras en los humildes, los limpios de corazón, los que nada tiene que guardar! Gracias por darme hermanos y hermanas como Loli, la mujer entregada, la que crea paz y ternura sin final ¡Qué hermoso es esto Señor y qué intenso al mismo tiempo!

Hoy me he despedido de Loli, ella ya ha perdido su vitalidad, sus ojos cerrados me hablan de su final. Me embarga la emoción y al mismo tiempo, Señor, la felicidad que me da esta hermana que permanecerá en Ti para siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.