Escribo tu nombre

  • por

pag23_paredes_web-3.jpgCon los medios de comunicación en cada vez menos manos, dirigidos ya no por periodistas sino por mercaderes, que convierten la información en negocio; con varios periódicos con expedientes de regulación de empleo o en concurso de acreedores; cada vez más la voz de su amo y menos garantes de derechos de la ciudadanía, hora es de que recuperemos a Blas de Otero y digamos alto y claro que nos queda la palabra.

Pablo, que algo sabía de apreturas, lo dejó bien claro: “Nos aprietan por todos lados, pero no nos aplastan; estamos apurados, pero no desesperados; acosados, pero no abandonados; nos derriban, pero no nos rematan”. De modo que, si no podemos escribir en papel o en el aire, lo haremos en las paredes, magnífico soporte –lo dijo Paul Elouard- para escribir tu nombre, libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.