Asociación Betsaida

movimientos1-3.jpgDe dónde venimos: los comienzos

“Corre el año 1982; 13 de noviembre. Con los vientos fríos de un avanzado otoño, una furgoneta, proveniente de San Vicenç dels Horts, Barcelona, deja atrás las Torres mudéjares de Teruel, atraviesa Albarracín y llega al pueblo de Terriente. Viene hasta los topes, cargada con somieres, colchones, una lavadora de bombo…, y arrobas de ilusiones jóvenes encarnadas en tres hombres plenos de vitalidad y de carisma hospitalario. Son tres hermanos de la Orden de San Juan de Dios que abandonan las relativas comodidades de sus Comunidades de origen, para instalarse en la soledad rural de los años ochenta, e insertarse entre las pocas gentes que quedan, con el lema juandediano que llevan grabado como a fuego en sus almas: acoger, compartir, acompañar y sanar.”(1)

Elección del lugar

“Los geógrafos hablan de un pueblo pequeño, dentro de la provincia de Teruel. Su nombre es Terriente. El viento juega con sus campos de cebada; y aves y pajarillos revolotean sus cielos. Allí viven los Hermanos de San Juan de Dios y la Comunidad “Betsaida”. Todo el que camina por la senda del corazón, hace un alto en esta casa orientada al Reino. La hospitalidad de los Hermanos y la Comunidad es el abrazo que te acoge, te aprieta, te despierta, y te acurruca…” (2)

Por qué Betsaida

“Betsaida es una pequeña localidad junto al lago de Galilea a la que se hace referencia en seis ocasiones en los cuatro Relatos Evangélicos. Se trata de un lugar donde Jesús de Nazaret vive encuentros íntimos con sus más inmediatos seguidores. Encuentros que marcan y definen una relación de amistad y confianza profunda.

Nuestra Betsaida quiere ser, también, y ofrecer, un lugar de amistad, de confianza y de plenitud, que nos abra los ojos, que nos cure, que nos sane de los cansancios y de las decepciones, de la rutinas y de los miedos, de los resentimientos y desencuentros…; un ámbito, un clima, una Energía, de reencuentro en libertad con uno mismo y con los demás, en Paz y Armonía con el Universo.” (3)

Evolución

El periodo de Terriente dura 22 años. En ese tiempo se evoluciona de una Comunidad de Hermanos de San Juan de Dios a un intento y ensayo de Comunidad mixta de Hermanos y Laicos. Y en 1994 se constituye, como una prolongación natural, la Asociación Betsaida, con domicilio en Segart, pueblecito de la Sierra Calderona, cerca de Sagunto, en la Comunidad Valenciana. Siendo sus fines principales el desarrollo de la Salud Integral de la Persona, tanto desde el plano físico, como mental, emocional y espiritual; todo ello mediante cursos de crecimiento personal, encuentros y otras prácticas terapéuticas como una alimentación vegetariana y el ayuno en grupo y dirigido. Tras esos 22 años, por motivos diversos, nos vemos ya comiendo el turrón del 2006 en la casa de Segart, arrastrados casi materialmente por la enorme fortaleza e ilusión arrolladora del Hno. Alberto García Canet.

¡Habría tánto que decir aquí…! Porque Terriente fue mucho Terriente y dejó huella. “Terriente existe y existirá por muchos años en el corazón y en el alma de miles de personas. Terriente ha llegado a convertirse, para miles de gentes de toda clase, condición y credos, en un punto de referencia de salud, de encuentro, de espiritualidad, de amistad, de crecimiento, de autenticidad, de evolución personal, o simplemente de enfrentamiento con la realidad propia, que no es poco; porque en definitiva, lo que prima, por encima de todo, es la salud, ya sea del cuerpo o del alma. Hoy Terriente ya no es, para todos nosotros, un lejano y extraño lugar de la geografía turolense, antigua Capital de la Sierra… Terriente significa Comunidad, lugar de encuentro y sanación; significa compartir, desde las tareas diarias de limpieza, hasta las emociones más íntimas o los traumas más secretos y vergonzantes que no seríamos capaces de mostrar en ninguna otra parte. En Terriente se rompen las corazas porque allí no se critica ni se juzga; se escucha y se acompaña; se “compadece” en el sentido más íntimo y etimológico de la palabra: padecer-con, compartir.” (4) Pero sigamos…

En qué punto estamos

Geográficamente ya hemos dicho que estamos ubicados al olor del azahar de los naranjos cercanos de Sagunto, abrazados a los riscos que coronan el pueblecito de Segart, intentando que, al halo de esos olores, se mantengan aquellas premisas iniciales de acoger, compartir, acompañar y sanar, alimentados por la llama viva del espíritu juandediano. E intentando sacar adelante el proyecto que nos dejó en herencia el Hermano Alberto cuando un accidente demasiado temprano, por decir algo, cortó su andadura vital hace poco más de dos años. Desde entonces, la Asociación, a través de su Junta Directiva, ha tomado más fuerza por sí misma y sigue tirando del carro no sin dificultades, pero con ilusión y ánimo. Ahora mismo ya estamos con el programa de primavera-verano, que se puede ver en nuestra página web: talleres, cursos, retiros, consultas, meditación, oración a la manera de cada uno… y haciendo comunidad cuando dos o más hacemos piña de fraternidad en la montaña que nos acoge.

¿Y quienes somos?

También lo hemos dicho ya. Asociación Betsaida somos miles de personas (sí, como suena), que pasamos primero por Terriente y luego por Segart, en busca de salud, ya fuera física, espiritual o emocional. Y entre todos hemos ido urdiendo una red amplia de gentes de todos los pelajes, costumbres e incluso de creencias. Creo que lo de menos son las personas; lo importante es el espíritu global que se ha ido tejiendo. No obstante, no deja de ser una organización humana en forma de Asociación sin ánimo de lucro, con unos estatutos y normas. Existe y funciona una Junta Directiva nombrada por la asamblea General, y coordinada principalmente por varias personas que han ido variando en función de circunstancias personales. La falta del Hermano Alberto creó un vacío muy difícil de llenar -y no es por remedar la conocida canción-, que obliga a los responsables actuales a un trabajo y dedicación a veces arduo y complicado, por tenerlo que compatibilizar con las preocupaciones diarias de la vida privada. Pero aquí estamos.

Completamos nuestras actividades con la edición de libros en torno a temas de salud, alimentación etc., que se pueden consultar y bajar de nuestra página web. Nuestro “copy right” es que reproduzcas y pases a quien quieras, y cuantas veces desees, cualquier información que creas que le pueda ser útil a alguien, siguiendo el lema tantas veces salido de la boca del Hno. Alberto, y tan juandediano, de la gratuidad.

(1).- ¡…Y Terriente se hizo Hospitalario! Andrés Fernández, Imprenta Aragón Vivo (Teruel), 2005
(2).- Ibidem, Ovidio Calero
(3).- Betsaida: qué es, fines, funcionamiento. Documento interno
(4).- ¡…Y Terriente se hizo Hospitalar

1 comentario en «Asociación Betsaida»

  1. José javier García fuertes

    Vengo,desde hace
    Años, sintiendo la perdía de nuestro harmeno Alberto (mi gran interculator). Hecho mu de menos la Comunidad de Terriente!!!! estuve cuatro años ,todos los veranos y echo mucho de menos a toda esa gente maravillosa que encontré.Alberto sigue presente en mis oraciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.