Estoy a la puerta y llamo

Entre tu pueblo y mi pueblo / hay un punto y una raya. / La raya dice no hay paso; / el punto, vía cerrada. Así cantaba Rosa León y así seguimos, con un mapamundi que parece un telegrama que no comunica nada bueno. Que incomunica.

Una cosa es el mapa y otra, el territorio. Lo sabemos pero, a fuerza de mirar la representación –que alguien ha decidido que sea esa–, la confundimos con la realidad, mucho más hermosa: Caminando por el mundo / se ven ríos y montañas / se ven selvas y desiertos, / pero ni puntos ni rayas. Se ven personas, rostros, historias; ni puntos ni rayas. Pero son muros impenetrables contra los que se estrellan vidas y sueños.

La separación no era el sueño de nadie, pero nos lo han vendido como una moto de cartón y lo hemos comprado. ¿Lo hemos comprado? No todo el mundo, no siempre, como estamos viendo. Una cosa son los poderes y otra, la gente. Los poderes dibujan puntos y rayas; la gente los borra con abrazos y bienvenidas. Porque lo cierto es que estas cosas no existen / sino que fueron trazadas / para que mi hambre y la tuya / estén siempre separadas.
“Mira que estoy a la puerta y llamo”. Hay gente que oye esa voz y abre la puerta.

Autoría

  • Araceli Caballero

    Periodista y filóloga (además de componente del consejo de redacción de alandar desde sus inicios), lleva más dos décadas trabajando en organizaciones sociales vinculadas a la defensa de los derechos de la gente que habita el Sur pobre del planeta.

    Ver todas las entradas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *