Premio a un jesuita

Coincidiendo con el Día Nacional colombiano de los Derechos Humanos, Alejandro Angulo, jesuíta, fue galardonado con el Premio Nacional de Derechos Humanos en la categoría de Toda una Vida. Preguntado sobre el proceso de paz que el Gobierno de Santos y la guerrilla de las FARC llevan a cabo, Angulo afirmó que esa negociación es un símbolo de que se puede conversar en vez de disparar. “Hay que reparar a las víctimas, reconocer que se les violó su dignidad, tratar de rehacer la vida de quienes se les ha causado el daño, reconocer que se les hizo un daño injusto y pedir perdón. No creo en el olvido, porque la memoria es una de las cualidades del ser humano” afirmó el sacerdote.

El Espectador

Últimas entradas de Redacción de alandar (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.