Religiosa congoleña premiada

La ganadora del Premio Nansen para los Refugiados de este año ha sido una religiosa congoleña: la hermana Angélique Namaika, que trabaja en la región noreste de la República Democrática del Congo con supervivientes del desplazamiento y abusos por parte del Ejército de Resistencia del Señor. A través de su Centro para la Reintegración y el Desarrollo, la religiosa ha ayudado a transformar las vidas de más de 2.000 mujeres y niñas que han sido obligadas a huir de sus hogares y que han sufrido abusos, principalmente a manos del grupo rebelde LRA. Muchas de las mujeres a las que ha ayudado han sufrido secuestros, trabajos forzosos, apaleamientos, asesinatos, violaciones y otros abusos de derechos humanos.

ACNUR

Últimas entradas de Redacción de alandar (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.