Las lecciones de la crisis

Prueba pieEl que no sale fortalecido de una crisis, dicen los que las han sufrido, es que no se ha enterado de nada. Cualquier momento de zozobra personal o colectiva abre ciertas puertas y ventanas que de otro modo no se hubieran descubierto. Así ha ocurrido con los meses de estrechez económica que sufre medio mundo y que, en la rica España, ha adquirido un sabor más amargo si cabe. Muchas personas que se sentían seguras han sentido cómo temblaba el firme bajo sus pies cuando comprobaron que el dinero no manaba de los árboles.

La crisis económica nos ha enseñado a valorar lo pequeño, a ser más austeros, quizá a replantearnos un modo de vida depredador con la naturaleza y con nuestros semejantes. Surge con fuerza el mensaje que recomienda decrecer, esto es, abandonar un modelo económico que se basa en el consumo desaforado, el endeudamiento, el poder de los bancos y de las multinacionales. Hay que recordar que precisamente quienes han defendido durante años el sistema neoliberal de todo vale en la búsqueda de más dinero, son los principales responsables de una situación de penuria económica que sólo afecta a los más desprotegidos, no a ellos.

Una nueva forma de enfrentarse a la realidad para quienes residimos en los países ricos, como España, obliga a diseñar modos distintos de concebir la existencia. Una de las lecciones que podemos extraer de lo acaecido es que se puede vivir y ser feliz con mucho menos. Alandar propone que las decisiones cotidianas se hagan con conciencia: optar por lo pequeño, aquello que no dañe a la naturaleza, por el comercio justo, y no colaborar con los grandes bancos, ni con las multinacionales, son algunos consejos útiles. Pequeños gestos que multiplicados por mil acaban transformando un mundo que no deja de ser maravilloso y lo suficientemente rico como para alimentar a todos los seres que lo habitan.

Y frente a estas propuestas de Resurrección, llegan los de siempre (grandes abogados, directivos de multinacionales, ex políticos metidos a empresarios, etc.) para hacer demagogia barata con una campaña que les va a salir muy cara. Y no sólo porque haya costado casi cinco millones de euros (gastarse en un país con más de cuatro millones de parados, 800 millones de las antiguas pesetas en spots publicitarios es cuando menos obsceno) sino por el tipo de mensajes que lanza. Nos referimos a la campaña ‘Estosololoarreglamosentretodos.org’.

Promovida por dos de los abogados más poderosos de este país y un ex ministro socialista metido a presidente de las Cámaras de Comercio, esta iniciativa (que cuenta con una financiación procedente de 18 grandes empresas españolas) ha sido un rotundo fracaso desde su inicio. En primer lugar porque fue denunciada como una cortina de humo lanzada a mayor gloria de un Gobierno que, como el de Zapatero, necesita que se desvíe la atención sobre sus carencias. Y en segundo término porque ha recibido en Internet un tsunami de críticas, chanzas, burlas y descalificativos mordaces. En las redes sociales como facebook, grupos con nombres como ‘Estosololoarreglamossinellos’ o ‘Queloarreglenlosquelojodieron’ han reclutado muchos más apoyos, opiniones y testimonios muy enfadados con una campaña que cifra en la recuperación de la confianza de este país en sus capacidades, el camino más corto para salir de la crisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.