Ascuas de un fuego en papel

  • por

Los días de un mes traducidos a años.
Treinta años como un solo día,
que diría el salmista.
Vuelan los años, como también nosotros,
sobre las alas de cada buena noticia.

Parece que fue ayer la primera portada,
pero se ha tenido que desvivir en el día a día,
para conocer de primera mano
la dificultad por dar a luz cada número.

Y de sus entrañas han ido brotando
el sueño, la sangre, la ilusión, el empeño,
la ternura, la denuncia, la realidad,
la utopía, la injusticia, el amor, la solidaridad,
la mujer como hilo conductor.

Nos es imprescindible ya
retirar del buzón y su hambre
ese nuevo ejemplar cargado
de esperanza, tenacidad,
lucha, profesionalidad y dulzura.

Seguid caminando, alandando,
acompañando cada nueva singladura,
en este mar conflictivo que se debate
entre la niebla y las brasas.

La niebla de esta gris cotidianidad.
Las brasas que se mantienen vivas,
como ascuas de un fuego en papel.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.