El Rosario y la unidad de España

¿Rezar el rosario por la unidad de España? Si la unidad de España es una cuestión política que nada tiene que ver con la religión ni con la moral.

Historia criminal del cristianismo es una obra en diez tomos del alemán Karlheinz Deschmer, poco divulgada en España. Nunca me ha apetecido leerla porque algunos fragmentos que me proporcionó un amigo crítico con la Iglesia me parecieron de muy baja calidad.

En cambio, he echado siempre de menos que alguien se haya animado a escribir la historia esperpéntica del catolicismo (a menos que se tome por tal el Elogio de la locura de Erasmo de Rotterdam).

Leonardo Sciascia, en su novela Todo modo, escribió (cito de memoria): la religión es como un puchero en el que cada uno echa su hueso para sacar el caldo que le gusta.

Pues bien, cuando un tonto, un fanático, un iluso bienintencionado echa su hueso en el caldo católico, suele aparecer el catolicismo esperpéntico. Veamos un caso.

Un tal Marcos Vera Pérez y sus seguidores han convocado a reunirse el día 8 de diciembre ante las principales iglesias de nuestro país para rezar el rosario por la unidad de España.

Nunca he entendido los poderes taumatúrgicos del rezo del rosario, aunque parece que el papa Benedicto XV estaba convencido de ellos. Más bien, creo que es una oración repetitiva que aspira a adecuar palabra y respiración, favoreciendo un clima contemplativo, pero no entiendo por qué se dice que es la que más le gusta a la Virgen.

¿Rezar el rosario por la unidad de España? Si la unidad de España es una cuestión política que nada tiene que ver con la religión ni con la moral. Hay católicos que quieren que España se mantenga unida y otros que, con el mismo derecho, desean separarse. ¿Y eso qué tiene que ver con el catolicismo a no ser con el catolicismo esperpéntico?

Está claro que la Virgen no interviene en la política española ni en la de ningún otro país, pero si lo hiciera ¿sería a favor de quienes rezasen más rosarios?

La sabiduría popular siempre fue más realista y hasta un tanto cínica:

Vinieron los sarracenos
y nos molieron a palos
que Dios ayuda a los malos
cuando son más que los buenos

Pues si Dios no interviene cuando se trata de buenos y malos, menos aun cuando se trata de opciones territoriales, igualmente respetables unas que otras.

En el cartel de la convocatoria se cita a san Antonio María Claret que supuestamente afirmaba que “en el santo rosario está cifrada la salvación de España”. Tampoco he entendido nunca qué es eso de la salvación de España, pero con un poco de buena voluntad se puede pensar en el fin del paro, de la desigualdad, de la violencia machista…, aunque no se entienda qué tiene que ver el rosario con esos objetivos. Los organizadores, en letra más grande, hablan de la unidad, cosa que, como hemos argumentado, nada tiene que ver con la religión ni con la moral.

En 1668 Portugal se separó de España. Se conoce que no rezaron suficientes rosarios… o que no lo hicieron con la suficiente fe. El caso es que la Virgen no intervino.

Aquí termina mi contribución a la obra Historia esperpéntica del catolicismo. De nada.

Autoría

  • Carlos F. Barberá

    Nací el año antes de la guerra y en esta larga vida he tenido mucha suerte y hecho muchas cosas. He sido párroco, laborterapeuta, traductor, director de revistas, autor de libros, presidente de una ONG, dibujante de cómics, pintor a ratos... Todo a pequeña escala: parroquias pequeñas, revistas pequeñas, libros pequeños, cómics pequeños, cuadros pequeños, una ONG pequeña... He oído que de los pequeños es el reino de los cielos. Como resumen y copiando a Eugenio d'Ors: Mucho me será perdonado porque me he divertido mucho.

1 comentario en «El Rosario y la unidad de España»

  1. Gracias Carlos. Muy claro y comprensible tu argumento. Es de agradecer que, al paso de los días, sigas poniendo luz en los acontecimientos, grandes y pequeños, con los que nos vamos encontrando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *