En favor de la vida

Lo que más sorprende del actual debate sobre el aborto es que, partiendo siempre de premisas similares y cercanas, se llegue a posiciones tan encontradas. Porque damos por supuesto que todas las personas que debaten están a favor de la vida. En alandar, al menos, lo estamos. Desde nuestra fe militante creemos que la vida es el primer don recibido de Dios. Queremos promocionar, apoyar, defender, proteger y acoger la vida. Pero una cosa es hacer las grandes afirmaciones y otra, bajar a las situaciones concretas, que no son ni blancas ni negras, sino que abarcan una amplia escala de grises y donde hay que andar con mucho cuidado y discernir muy bien, siempre con riesgo de equivocarse.

Lo malo es que el debate sobre el aborto se ha convertido en una lucha de lemas y pancartas, en un arma más de la lucha política. Lemas y consignas sirven para ser gritados, para ser puestos en pancartas y para ser arrojados al grupo contrario. Al final ganan los que tienen más votos pero no necesariamente gana la verdad ni el sentido común.

El sentido común nos dice que hay que respetar la vida en todas sus formas. Nos dice que hay que defender la vida incipiente, aunque no sepamos a ciencia cierta cuándo comienza eso que llamamos vida. Pero también hay que tener en cuenta el bien de la embarazada. Nos dice que hay que respetar la voz de las mujeres como sujetos de decisión responsable, libre y autónoma. Nos dice que no es bueno criminalizar a la mujer que decide abortar, quien, más bien, lo que necesita es ayuda y comprensión. Nos dice que la educación sexual es una asignatura pendiente en nuestra sociedad. Nos dice que la vida siempre implica solidaridad, compromiso, trabajo, esfuerzo.

Sorprende el ver cómo algunas personas están muy preocupadas por la realidad del aborto mientras dejan de lado muchas otras situaciones de muerte que se producen en nuestra sociedad. Hay muchas formas de matar. Luchar en favor de la vida es estar a favor de una vida digna, de la justicia que ofrece a todos los seres humanos lo que necesitan para vivir como hijos e hijas de Dios.

La Iglesia debería, además de defender la vida en todas sus manifestaciones con igual ahínco, defender también la dignidad de las mujeres –a veces en situaciones dramáticas–, respetando su propia libertad de conciencia, incluso cuando tomen decisiones que no se compartan.

En alandar tenemos un compromiso con la vida. Habrá quien, desde sus alturas dogmáticas, nos acusará de ambigüedad. Pero nosotros y nosotras, a pie de calle, seguiremos trabajando por la vida, por la justicia y por la dignidad para todos los seres humanos.

2 comentarios en «En favor de la vida»

  1. En favor de la vida
    Claro que estamos a favor de la vida. De la vida de la madre que es pobre y tiene cinco hijos en casa esperando para que los atienda, trabaje afuera y gane el pan, haciendo que los cinco niños tengan una vida algo digna. La Iglesia Conservadora y los católicos ricos, no saben lo que dicen cuando condenan a esa madre. Los obispos, célibes, ocupando altos cargos, ¿cómo pueden entender?

  2. En favor de la vida
    Yo les acuso de ambigüedad. Pero tengo pocas alturas dogmáticas. Lo que tengo es sentido común. Ustedes son ambiguos, quieren quedar bien con todo el mundo, y eso es difícil. Pueden acabar consiguiendo lo contrario, quedar mal con todos. Les animo a que sean valientes y si están a favor de la vida, no pueden estar a favor del aborto en ningún caso. En ningún caso porque un aborto siempre es el fin de una vida. Yo lo veo sencillo de entender. Si la unión de un espermatozoide y un óvulo genera una vida humana, no hay justificación para destrozarla. Es una vida humana. Otra cosa es que cada caso es diferente. Pero al igual que hay asesinatos con atenuantes por circunstancias (por ejemplo, estar drogado, perdida momentánea de la razón, etc.) habrá que tratar de hacer una justicia lo más sabia posible con estas mujeres (y quien participe en ello). Pero no por ello deja de ser un crimen abominable.
    Luego eso de mezclar cosas, como que si preocupa más el aborto que la pobreza a la Iglesia y cosas de este tipo, en mi opinión(poco dogmática y sí de sentido común), es un intento de poner una cortina de humo, de mezclarlo todo. Yo diría que demagogia. Así que si están ustedes a favor de la vida, sean más claros. O más valientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.