Triste verano

  • por

Acaban las vacaciones, comienza un nuevo curso y dejamos atrás un verano teñido de sangre en nuestro mundo. Conflictos, accidentes, epidemias o agresiones han llenado los telediarios, mezclándose con las imágenes estivales de turistas y playas.

Meses en los que Israel ha aprovechado que la comunidad internacional miraba hacia otro lado para masacrar a cientos de civiles en Gaza en la operación llamada “Margen protector”. Bajo la excusa de destruir túneles excavados por Hamás, el ejército israelí ha bombardeado escuelas y refugios, mercados y parques, casas y barrios enteros dejando un balance de víctimas en el que abundan niños, niñas y jóvenes.

El escaso margen de maniobra de las instituciones internacionales da impunidad total al gobierno Benjamín Netanyahu, a quien tampoco el parlamento israelí –controlado por partidos conservadores– puede cuestionar. El hecho de que nuestra revista no se publique en julio y agosto nos ha impedido dedicarle a este asunto el espacio y la profundidad que merece, pero esperamos poder hacerlo en próximos números.

Y la tragedia en Palestina no ha sido el único acontecimiento triste de estos meses. La situación en Ucrania y en Irak también ha marcado la actualidad del verano. Conflictos que esconden intereses económicos y en los que siempre pierden los mismos: las víctimas.

Drama en Oriente Medio, en Asia y también en África, donde el brote de ébola se ha llevado la vida de más de mil personas. Una epidemia muy mediática que invisibiliza a las plagas silenciosas: solo en el África subsahariana han muerto en los últimos seis meses unos 298.000 menores de neumonía y 193.000 de diarrea, mientras que un total de 288.000 personas han fallecido por causa de malaria. Problemas de mucha menos actualidad y en los que, tal vez, no se conjugan los intereses de las farmacéuticas.

Con todas estas preocupaciones iniciamos el curso, con decisión para seguir mirando hacia delante, para alzar la voz y denunciar las injusticias, para seguir creciendo y llegar a más gente, para seguir sensibilizando, ampliando la comunidad de alandar… Para erradicar la tristeza desde su raíz.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.