Tú te lo pierdes

Córdoba. 23 abril 2014 Parece un decreto de condena o, cuando menos, una amenaza, pero no es más que una constatación. Para mayor adecuación de tiempo y mensaje, la foto fue hecha en la cordobesa plaza de la Corredera el mismo Día del Libro. ¿Madrugó el constatador anónimo para que a nadie se le pasara la efeméride? ¿Llevaba allí mucho tiempo y cayó ante mis ojos en tan señalada fecha? Lo ignoro; me limito a dar fe de su puntería.

Supongo, en todo caso, que es fruto de la experiencia. Quien lo escribió sabe que –con permiso de Pessoa– sumergirse en ese baúl lleno de gente que es un libro aguza el ingenio, aviva la imaginación y despierta los sentidos. Y, por contra, no leer entontece. Seguramente el constatador o la constatadora frecuentan autores de verbo certero, porque no se anda por las ramas. Y lo pone en subjuntivo porque tal vez le resulta difícil concebir que haya alguien que no se entregue a tan enorme placer.

No leer no solo entraña gran riesgo de entontecimiento, sino que perderse una aventura tan apasionante resulta bastante estúpido. El veranito pinta calva la ocasión de navegar por páginas y páginas. No sean tontos: ¡aprovéchenla!

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *