Un cierre lamentable

El arzobispo de San Salvador ha cerrado la oficina de Tutela Legal del arzobispado, que durante la guerra civil salvadoreña (1980-1992) tuvo un papel importante en la defensa de los derechos humanos de obreros, campesinado y estudiantes, especialmente los más pobres y que, posteriormente, ha trabajado en la prevención de la violencia juvenil y, en general, en el acceso a la justicia por parte de las víctimas de violencia en El Salvador. Esta decisión de la jerarquía de eclesiástica ha despertado las críticas del presidente Funes y de numerosas organizaciones pro derechos humanos.

Associated Press

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *