Un mundo rural vivo

La Universidad Rural Paulo Freire en Tierra de Campos ha concedido el premio «Un mundo rural vivo 2013» al párroco salmantino Emiliano Tapia, por su defensa de la cultura popular, la escuela rural, los jóvenes y los marginados y por su capacidad para «tender puentes entre lo rural y lo urbano». El premio reconoce «toda su trayectoria de vida y de lucha en pro de un mundo rural vivo». El premio quiere reconocer sus primeros años en los Arribes del Duero con una labor marcada por la defensa de la cultura popular, la atención a las personas marginadas, la lucha contra la instalación de un cementerio nuclear y su enfrentamiento a los primeros planes de desmantelamiento de la escuela rural. Desde hace casi dos décadas, Emiliano Tapia vive en el barrio salmantino de Buenos Aires, donde comparte proyecto de vida con inmigrantes, jóvenes que cayeron en el mundo de la droga y personas excluidas o en riesgo de exclusión. La universidad destacó también su capacidad para «seguir tendiendo puentes entre el campo y la ciudad, con la mirada puesta en el medio rural como lugar que merece la pena mantener vivo».

ABC

Últimas entradas de Redacción de alandar (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.