Vivir en la frontera

frontera.jpg VIVIR EN LA FRONTERA
JUAN MASIÁ

Editorial Nueva Utopia

Como dijo Pedro Miguel Lamet en la presentación del libro, Juan Masiá “es un profundo buceador de la conciencia humana, que no necesita que estemos de acuerdo con él. A veces hasta puede resultar un tanto provocador…, pues al leerlo podemos tener la sensación de que “nos desnuda”… y eso da miedo, porque deja a la gente a la intemperie…
De alguna manera coincidía, con Lamet, José Bono al decir en la misma presentación que “este libro no es apto para ortodoxos, porque va a incomodar a quienes piensan que la verdad es única y de su propiedad”…. Sin embargo para cuantos nos ha tocado vivir el cristianismo a la intemperie y no al cobijo de las mitras, este libro es un auténtica corriente de aire fresco que nos permite respirar hondo y seguir pensando que se puede ser fiel a Jesucristo dentro de una sana y necesaria discrepancia, pues sin “discrepancia no hay libertad y sin libertad no hay progreso”.

Este nuevo libro de Juan, tiene muy poco que ver con los publicados anteriormente. Es posiblemente su mejor retrato personal. En él nos muestra, no sólo parte de su pensamiento, sino lo que él es en realidad: un “hombre de frontera”, dialogante e integrador, que se esfuerza por tender puentes y conciliar extremos aunque, como él mismo dice, tenga que “bailar muchas veces en la cuerda floja”, porque “nos movemos en medio de un ambiente proclive a las posturas unilaterales y fundamentalistas”…

Como Juan nos dice en el prólogo, el libro es fundamentalmente una “recopilación” de los ensayos y artículos escritos estos últimos años, en los que relee con nuevos ojos el Evangelio de Jesús, suavemente y sin herir, desde la ayuda que nos ofrece la nueva exégesis bíblica. En ningún momento renuncia a su identidad cristiana, pues “no todas las religiones son iguales o valen lo mismo”, pero, como muy bien dice Benjamín Forcano en la presentación, “todas tienen para él raíces comunes con las demás y es distinta, en todas alienta el espíritu de Dios, en todas hay caminos de realización y de salvación y en todas encontramos las grandes causas humanas por las que trabajar y luchar juntos”. De ahí la necesidad del diálogo.

El subtítulo del libro: “Convivir en paz- Creer con sensatez- Discrepar fielmente- Aprender lo diferente”, nos marca el camino para una convivencia fraterna, animándonos a seguir mirando el camino con esperanza.

Con Lamet quiero acabar diciendo: “Gracias Juan por tu libro y por tu difícil misión en la Iglesia”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.