Las cifras engañan

Cuatro millones de muertes infantiles en 42 países podrían haberse evitado en los últimos diez años si se hubiera invertido el mismo esfuerzo en ayudar a los niños y niñas más pobres que en aquellos de familias con mejor posición económica. Esto significa que la media global de mortalidad infantil, que ha descendido un 28% durante la última década, es potencialmente engañosa porque enmascara la brecha que se abre entre la mortalidad infantil de las familias más ricas y la de las más pobres en muchos países. La muerte de niños y niñas no sucede al azar: el 99% tiene lugar en países en desarrollo y, dentro de este contexto, los niños y niñas con menos recursos son los que tienen menos probabilidades de sobrevivir. Actualmente, los Objetivos del Milenio no tienen en cuenta cuestiones de equidad. Dar prioridad a los más pobres es una de las formas más seguras para progresar en la realización del cuarto Objetivo. Sin embargo, hay un aspecto positivo y es que de los 68 países que deben reducir su tasa de mortalidad hasta 2015, 60 ya lo están haciendo.

Save the Children

Últimas entradas de Redacción de alandar (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.